08:34h. Domingo, 22 de Julio de 2018

El enemigo en casa: Ximo Perles (Compromís) y Santos Pastor (PSOE) arremeten contra Calp y amenazan seriamente la economía de sus ciudadanos

 Quieren anular la licencia de 4 hoteles que ofrecen 600 puestos de trabajo y dejan un centenar de millones de euros en la ciudad. Perles (Compromís) y Pastor (PSOE) son los “orgullosos” responsables de esta posible debacle económica al denunciar a su propio pueblo.

El Botánic de Monica Oltra y Ximo Puig quiere anular la licencia de 4 importantísimos hoteles en Calp (gracias a Ximo Perles y Santos Pastor). Anteriormente medios afines a Compromís y PSOE anunciaron tajantes que ‘el Consell había ordenado a Calp anular la licencia del Suitopia e investigaría la de las Torres Gemelas’. La realidad es que el Ayuntamiento de Calp no había recibido ninguna orden ni registro de entrada instándole a entregar documentación alguna. 

Esto, aunque fue un alarmante bulo lanzado por medios relacionados con Ximo Perles y Santos Pastor (ya que la suspensión de una licencia puede tardar años en hacerse efectiva y en cualquier caso, se trata de una ordenación pormenorizada, una competencia estrictamente municipal), daba una idea de lo que el “Tándem antiprogresista” (Compromís-PSOE) tenía preparado para Calp. Intenciones que se han tornado acciones, unas acciones y un boicot que no obedecen más que a intereses partidistas y que, pasan por acusar a 4 hoteles y en general a un modelo hotelero (que ha dado y da de comer a una población que “supuestamente” deben representar y cuidar) que simplemente, no es de su agrado ya que no soportan el progreso si éste, va en contra de sus intereses de partido o va de la mano del alcalde César Sánchez, cientos y cientos de empleos y cientos de millones perdidos son un pequeño precio a pagar siempre y cuando se cumplan sus intereses particulares.

La razón por la que Santos Pastor (PSOE) y Ximo Perles (Compromís)  han ejercido de dedo acusador en contra de su propia población es tan ilógica como subjetiva.

 No quieren zonas comunes en los hoteles, quieren un modelo hotelero como el de Gandía o Cullera. Dicho de otro modo, los hoteles sólo deben tener habitaciones. Desean que Calp se transforme únicamente en un destino vacacional-estival y luchan contra la desestacionalización que el turismo de congresos (que ya es una realidad en la ciudad) supone. Lejos de apoyar el turismo para todo el año, el modelo turístico que Perles y Santos ansían y quieren para su población supone apenas 4 meses de trabajo al año (siempre y cuando no te encuentres entre uno de los despedidos gracias a ellos).

Santos Pastor (PSOE)

Santos Pastor (PSOE)

Fuentes vecinales consultadas sospechan que “ al ser el acalde, César Sánchez, también el presidente de la Diputación de Alicante la Generalitat ha montado una campaña de acoso y derribo que está llevando a cabo el Gobierno local contra el presidente de la Diputación que, simplemente, está defendiendo los intereses de la provincia de Alicante y de su pueblo frente a las agresiones de PSOE y Compromís”.

Una vez más, la realidad es que Compromís y PSOE arremeten contra Calp al intentar boicotear proyectos hoteleros que dejan millones de euros y miles de empleos.

Es palpable que no soportan el progreso y la formación nacionalista valenciana está empeñada en arruinar todos y cada uno de los grandes proyectos turísticos de la Costa Blanca.

Por el momento, la población calpina puede estar tranquila pese a tener al enemigo en casa. Todos los proyectos que dejarán millones de euros seguirán adelante. Y lo hacen pese al tremendo boicot que contra estos han impulsado Perles y Pastor. Sin argumentos sólidos que respalden su posición, los responsables del sabotaje, PSOE-Compromís, también han decidido intentar torpedear los proyectos con acusaciones de todo tipo y relacionadas con hipótesis tan infundadas como recurrentes, acusaciones de diversos “tratos de favor” por parte del Gobierno municipal calpino a la empresa hotelera e “irregularidades en la licencia”. Desde Compromís y PSOE no descansan en este ilógico empeño que, creen , les reportará un beneficio electoral. 

Por todos los medios están intentando dañar la imagen de las empresas, poniendo en riesgo muchos millones de euros de inversión y miles de puestos de trabajo. Todo vale con tal de dañar al PP, el interés partidista por encima del interés general no ya de los vecinos de Calpe, sino de toda la Comunitat Valenciana. La animadversión al progreso y, sobre todo, el odio a todo lo que “huela” al PP está por encima de cualquier argumento para los dirigentes de Compromís y PSOE.

Afortunadamente, estos palos en las ruedas no han echado para atrás a las firmas hoteleras y sus apuestas por Calp son firmes.