Buscar
05:25h. Lunes, 21 de Mayo de 2018

El Consejo Asesor de Escena Urbana avala el proyecto de remodelación de la Avenida Mediterráneo

El pleno de Benidorm deberá aprobar el documento y posteriormente los pliegos de condiciones para su licitación por 11,4 millones de euros.

Consejo Asesor de Escena Urbana de Benidorm
Consejo Asesor de Escena Urbana de Benidorm

El Consejo Asesor de Escena Urbana ha avalado el proyecto de ejecución de la primera fase de remodelación de la avenida del Mediterráneo. Técnicos municipales han explicado a los miembros de este órgano consultivo –formado por representantes de los grupos de la corporación, técnicos municipales, representantes de entidades empresariales y vecinales, y asesores externos-  los detalles de esta remodelación que abarca el tramo de la avenida del Mediterráneo que discurre entre la avenida de Europa y la Plaza de la Hispanidad, y que incluye la renovación de ésta última y de las calles Puente, Pérez Llorca –el tramo pendiente-, Esperanto, Valencia, Bilbao y Emilio Romero –entre Mediterráneo y Alcoy-.

El proyecto, que asciende a 11.498.000 euros, concibe la avenida del Mediterráneo como un “eje paralelo” al Paseo de Levante, en el que se gana espacio para el peatón, se limita el acceso a los vehículos privados, y se eliminan todas las barreras arquitectónicas al configurar la vía como una “plataforma única”. 

El proyecto tiene un plazo de ejecución material de 11 meses. En este sentido, el alcalde, Toni Pérez, ha incidido en la importancia de ser ágiles en la tramitación para “intentar” que la obra “sólo afecte a una Semana Santa y un verano” para, así, minimizar al máximo la afección a la actividad económica de la avenida del Mediterráneo y calles adyacentes. El alcalde ha indicado que para cumplir este calendario de ejecución, la obra debería estar adjudicada en septiembre para poder iniciarse en octubre. 

Una vez avalado por el Consejo de Escena Urbana, el proyecto de ejecución debe aprobarse en pleno. En una sesión posterior, el pleno tendrá que viabilizar los pliegos de condiciones para licitar la obra. Una licitación que, por su cuantía, debe publicarse por un periodo de 45 días en el Diario Oficial de la Unión Europea (DOUE). 

Pérez ha aclarado que “la tramitación podría haber sido más sencilla” si esta primera fase hubiera sido menos ambiciosa y hubiera sacrificado las actuaciones en el subsuelo o en las calles adyacentes. “Una opción –ha puntualizado- que no nos hemos planteado porque entendemos que lo justo para la ciudad es hacer una actuación integral”.  

Detalles del proyecto
La remodelación de la avenida pasa por la renovación de todas las infraestructuras del subsuelo, fundamentalmente hídricas, que se encuentran “muy deterioradas” debido a su antigüedad, que en muchos casos supera los 40 años. Así, se va a renovar la red de agua potable y alcantarillado, y se va a mejorar la red de pluviales con un nuevo colector de mayor capacidad y, sobre todo, al conectar esta red con la de l’Aigüera a través de la calle Esperanto. 

También por completo se va a renovar la red de alumbrado público, en el que se implementará tecnología ‘led’ y para el que se han previsto dos tipos de iluminación: de un lado luminarias con proyectores sobre las columnas; y de otro, luminarias de un diámetro de entre 4 y 6 metros suspendidas mediante cables de acero que permitirán salvar las copas de los árboles sin perder luz. 

El proyecto contempla un incremento muy significativo de la vegetación en todo el trazado de la avenida –conservando los árboles actuales- y sobre todo en la Plaza de la Hispanidad. Una plaza que va a sufrir un cambio significativo configurándose como “un bosque urbano”, sin barreras arquitectónicas, con caminos para atravesarla y con la instalación de una gran fuente ornamental. 

En cuanto a la pavimentación, en la calzada se ha optado por aglomerado asfáltico; mientras que en las zonas peatonales se van a emplear piezas en blanco y negro que se irán degradando –más oscuras cuanto más cercanas a la calzada-. Esta bicromía se romperá con algunas piezas azules. 

Por lo que respecta a las calles adyacentes, tendrán “un tratamiento muy similar” al implantado en el tramo recién remodelado de la avenida del Doctor Pérez Llorca. De esa renovación se va a exportar a Mediterráneo la disposición del mobiliario urbano en agrupaciones y zig-zag. 

El proyecto incluye también la instalación de elementos singulares. Entre ellos, un ‘tecnohito’ de 22 metros en la rotonda de confluencia de Mediterráneo con la Plaza de la Hispanidad y Esperanto. Se trata de una estructura metálica de recubierta de una malla ‘led’ que permite la reproducción multimedia. A este ‘tecnhito’ se suman las dos ‘tecnoparadas’ para el transporte público, que siguen el mismo modelo. 

Por último, la propuesta recoge la implantación de elementos tecnológicos propios de la ‘smart city’ como una red propia de fibra óptica, red wifi y de sensores –para controlar indicadores de temperatura, contaminación, etcétera-, controles de acceso, cámaras CCTV, y telemando para la gestión de servicios como el agua, el alumbrado o el riego.