20:57h. Viernes, 15 de Diciembre de 2017

Compromís y PSOE defienden el independentismo y las actuaciones de Puigdemont durante un pleno en Altea

La oposición critica que el equipo de gobierno en este mismo pleno haya aprobado una subida de las tasas del agua y alcantarillado que afectará a viviendas y comercios alteanos.

imágenes del pleno.
imágenes del pleno.

El pleno de la semana pasada se caracterizó por las loas al independentismo y la defensa de las actuaciones de Puigdemont y los mossos que realizó no sólo Jaume Llinares y Compromís sino también Altea amb Trellat y el PSOE alteano generando una polémica que definió Jesús Ballester al afirmar “no gobernáis para servir a los alteanos, gobernáis para utilizar a los alteanos en beneficio de vuestros intereses partidistas, nacionalistas e independentistas”.

Siendo incomprensibles para la mayoría de alteanos los posicionamientos del tripartito en esta polémica, no pueden distraernos (quizás es lo que pretendieron) de que el verdadero motivo para la convocatoria del pleno fue aprobar una subida de las tasas del agua y alcantarillado que llegará a afectar hasta un 50% a muchas viviendas y comercios alteanos; un despropósito en cualquier circunstancia pero sobre todo teniendo en cuenta que la empresa concesionaria del suministro de agua en Altea ha anunciado (con las tarifas vigentes antes de la subida) un superávit para este año 2017 de 221.000 euros.

  Jaume Llinares intentando explicar lo inexplicable justificó la subida diciendo que era para financiar el déficit que la empresa había sufrido durante los años de la crisis. Argumento que Miguel Ortiz desmintió al demostrar que la suma de la amortización más los intereses de ese déficit no llegaba ni al 50% del superávit obtenido por la empresa; incluso financiando un bono social para las personas que lo necesitasen, el superávit seguiría superando los 100.000 euros. El concejal del PP añadió: “Es incomprensible el afán recaudatorio que tiene Jaume Llinares y su equipo de gobierno; teniendo en cuenta, además, que de los 3.000.000 de euros que la empresa debe destinar a financiar obras de mejora en la red de abastecimiento del agua y alcantarillado durante estos 2 años y medio que llevan gobernando no han utilizado ni un euro”.

  Al finalizar el Pleno el portavoz del PP, Jesús Ballester, afirmó: “si cuando gobernó Andrés Ripoll aprobó el catastrazo gracias al apoyo de Psoe y Compromís, ahora es Jaume Llinares quien aprueba el subidón gracias al apoyo de Compromis, PSOE y AAT. Se pongan como se pongan, la realidad es que cuando gobierna el tripartito suben los impuestos y cuando gobierna el PP no.”