21:52h. Martes, 14 de Agosto de 2018

La Cala de Finestrat estrena look

Ya podemos borrar de la memoria el solar que recordaba el lugar que ocupó durante demasiado tiempo, y en primera línea de playa, el edificio Ánfora. Fue demolido hace ya ocho años y ahora, por fin, podemos disfrutar de un espacio agradable y abierto a todos los ciudadanos.

Se trata de una obra muy importante que solventa uno de los problemas históricos de la Cala de Finestrat, que mantuvo un edificio en ruinas durante décadas que afeaba el lugar y estaba a todas luces fuera de lugar. Con una inversión de 460.000 euros por parte del Ayuntamiento, tras su demolición quedó un solar al que había que darle un uso y en esto ha consistido la reciente obra: en habilitar una plaza para el disfrute de vecinos y turistas.

   Éste fue uno de los compromisos que asumió el alcalde de Finestrat, Juan Francisco Pérez, a principios de su legislatura en la Cala de Finestrat, el otro era canalizar el barranco, obras que se espera tener finalizadas para finales de año.

2,5 millones de euros
Esta actuación ha supuesto una inversión global de 2,5 millones de euros, y representa una de las mayores inversiones a nivel estatal en la recuperación de la fachada marítima de la provincia de Alicante. De esos 2,5 millones, 1.600 los ha sufragado el Estado y el resto ha corrido a cargo del Ayuntamiento.

Los trabajos de estos últimos cuatro meses han consistido en rehabilitar y urbanizar la parcela que quedó tras ser demolido el edificio Ánfora en 2010. Se ha creado un amplio espacio para el ocio y el esparcimiento, con pérgola, bancos, iluminación, mobiliario urbano, jardinería y rampas de acceso hasta un mirador, situado a media altura, con vistas panorámicas a la Cala de Finestrat. La obra ha sido ejecutada por TRAGSA a través del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente y su presupuesto ascendió a 290.000 euros. 

   Y todo este proyecto es en realidad el inicio de otro, pues ahora se quiere conectar la nueva plaza con el paseo marítimo, logrando así un espacio unitario y de calidad.