07:30h. Domingo, 22 de Julio de 2018

PRIMICIA MÁSPORTAL

Pego: la UE investiga al Ayuntamiento por permitir que se viertan residuos desde el 2010 en el Parque Natural de La Marjal

Desde 2010, aunque podría ser más tiempo, el desbordamiento de una planta de tratamiento ha sido enviado a un arroyo natural cercano que alimenta el Parque Natural  “La Marjal Pego-Oliva” y los campos de arroz más allá.

Enrique Moll alcalde de Pego
Enrique Moll alcalde de Pego

De acuerdo a fuentes municipales, durante los últimos 15 años una disputa legal entre los Ayuntamientos, liderados por Pego, y los desarrolladores de la urbanización Monte pego, ha impedido que la urbanización se haga pública y reciba servicios básicos urbanos de los tres ayuntamientos (a pesar de que los sumas se paguen todo ese tiempo).

  Todas las infraestructuras han sufrido mucho debido a las disputas legales, incluido el sistema de alcantarillado, que nunca se conectó al sistema de depuración principal como se había planeado originalmente.

  Mientras tanto, la urbanización se ha basado en una pequeña planta de tratamiento de residuos y una serie de tanques sépticos. A medida que la urbanización ha crecido, la capacidad de esta vieja depuradora se ha visto deficiente e incapaz de hacerle frente.

  Desde 2010, aunque podría ser más tiempo, el desbordamiento de la planta de tratamiento ha sido enviado a un arroyo natural cercano que alimenta el Parque Natural  “La Marjal Pego-Oliva” y los campos de arroz más allá.

  Si esto no es suficientemente malo, el Ayuntamiento de Pego ha sabido de esta contaminación, pero se negó a resolver el problema, culpando a ‘esa’ disputa legal. De hecho, desde 2010 pagan regularmente a la autoridad del agua, la Confederación Hidrográfica del Júcar, una multas por vertidos contaminantes de decenas de miles de euros. Esta situación a lo largo de los años, es claramente un desperdicio terrible de dinero público que podría haberse gastado en una solución obvia.

pag 4

  Pro Monte Pego, la Asociación de Residentes en la urbanización, frustrada por esta intransigencia del Ayuntamiento y profundamente preocupada por el medio ambiente, consideró que su único curso de acción era presentar una petición al parlamento de la UE.

  Recientemente, la asociación recibió la noticia de que la petición fue aceptada, y ahora la Comisión Europea realizará una investigación por posibles incumplimientos de las directivas europeas de Medio Ambiente, Salud Pública, y Seguridad Alimentaria.

  Un portavoz de la asociación, al enterarse de esta noticia dijo que “esta investigación se debió de hacer mucho antes y espero que traiga a la urbanización el servicio que necesita, un sistema de alcantarillado adecuado para el propósito y que proteja el medioambiente”.

  Tanto la urbanización como sus hermosos alrededores no merecen este descuido y contaminación deliberados. Después de 15 años, la disputa legal quizás por fin se pueda resolver.