18:47h. Domingo, 22 de Julio de 2018

Dénia: el turismo en peligro por culpa de su alcalde Vicent Grimalt

El comité ejecutivo del Partido Popular de Dénia habla claro sobre la situación de caos que reina en la ciudad “se han puesto a hacer todas las obras y a cortar todas las calles de golpe precisamente en verano, cuando más coches circulan y cuando nuestros empresarios podrían sacar mas tajada”.

LAS 50 OBRAS DE GRIMALT

Como si de un libro se tratase, nos redactaron hace unas semanas 50 proyectos que iban a realizar antes de las elecciones municipales. Es decir, en menos de un año. 

No sabemos ustedes, pero a nosotros nos da la sensación que los compañeros del “Pacte del Castell” no hubieran tenido tiempo a realizar con más tranquilidad las obras que nos están intentando vender con aquello de “podemos perder la subvención de la Generalitat”. 

No sabemos a qué tienen miedo, la verdad. Todos somos conocedores (y si no, ya lo saben) que el plazo de ejecución de esos fondos terminan en junio de 2019. Tiempo, hay.

Y así, sin escuchar a nadie, nos hemos visto inmersos en el mayor despropósito en cuanto a obras se refiere en nuestro municipio. No había mejor fecha para ponerlas en marcha (porque ponerlas en marcha las han puesto, pero veremos cuándo las acaban) que en el inicio de la época estival. Cuando más gente hay en Dénia, cuando más vehículos pueden circular, cuando nuestros empresarios más pueden trabajar… Ahí está nuestro ayuntamiento para facilitarnos la vida. 

Calles cortadas por asfaltado con el consiguiente caos circulatorio (los pobres policías intentando hacer lo mejor posible su trabajo); aprovechar un viernes de mercado para “pintar” algunos estacionamientos en Marqués de Campo; cerrar el aparcamiento de detrás del Costablanca para realizar un acto el mismo día y hora que jugaba la selección española… y un suma y sigue de despropósitos, que han conseguido sublevar los ánimos de todos. 

dénia2

Aquí no se critica la idoneidad de realizar obras, que dicho sean de paso les vienen heredadas. Se critica si realmente era el momento de hacerlas ahora, en pleno comienzo de la época estival. ¿ Qué tal si hubieran hecho caso a la petición de este partido y que estuvo respaldada por todos menos por el equipo de gobierno, de atrasarlas a septiembre? A buen seguro, no estaríamos así. 

De qué sirven tantos viajes al extranjero para vender nuestra gastronomía, si después vemos lo que están haciendo. No nos quedan dudas. Ni una duda señores, que Vicent Grimalt es el “Azote del Turismo” en nuestro municipio.

¿Alguien se ha parado a pensar, que además de las incomodidades de llevar a cabo todas las obras a la vez, va a suponer la quiebra económica de muchos comerciantes de la ciudad? ¿Realmente alguien del equipo de gobierno ha escuchado a quienes ven como día tras día su calle está cortada por obras y sin ningún operario trabajando en ellas? 

“No fan por, fan fredat”, esa es la realidad. Y mientras, continuamos viendo que en la estupenda estación de autobuses los hay que siguen sin poder aparcar dentro, que los ciudadanos que los utilizan deben resguardarse del sol en cualquier sitio… Esto al alcalde de Xàbia no le hubiera pasado.

Y mientras estas y otras muchas cosas pasan, vemos cómo pretenden abrir antes de la semana de fiestas la calle Colón. Veremos si da tiempo a recepcionar las obras en condiciones y ver si hay algún fallo en las mismas. Veremos. Al loro.