21:24h. Lunes, 22 de Enero de 2018

La alcaldesa de Alcalalí pillada: Mientras sanciona a vecinos por poseer contenedores en sus terrenos, ella tiene un auténtico “vertedero” ilegal en el suyo

Maribel Molina, la primera edil de Alcalalí parece no querer percatarse de la condición de su terreno agrícola no urbanizable y de las limitaciones de este. Si ya se saltó las normas al construirse un “casoplón” de 420 metros en él, ahora es “cazada” de nuevo “pasando” de las leyes medioambientales al transformar el terreno de su vivienda en un “vertedero” con elementos no autorizados.

  La alcaldesa de Alcalalí, Maribel Molina, parece vivir ajena a las leyes urbanísticas, desde que en MÁSportal destapáramos con fotografías y documentos el ya conocido como caso “casoplón”, la primera edil no ha dejado de estar en el centro de todas las polémicas. Lo cierto es que molina parece vivir en una realidad paralela y se niega a dar explicaciones o documento alguno en relación a la construcción de su vivienda (en terreno agrícola no urbanizable). Para ello no ha dudado en, por ejemplo, expulsar a cualquier concejal que durante los plenos se atreviera a pedirle explicaciones por tan escandaloso caso. Aunque el asunto no pasó desapercibido  para el Síndic de Greuges –que emitió un dictamen instándole a entregar los documentos que desde el PSOE le solicitaban- Maribel, desoyó a este organismo y la documentación respectiva a la construcción de su domicilio jamás vieron la luz. 

 La Dirección General de Urbanismo de la Generalitat Valencìana tampoco pasó por alto el “caso casoplón”. Gracias a la denuncia del portavoz socialista Bernardo Ferrer Pastor  también emitió sentencia al respecto. Una carta en la que le exigía con la mayor brevedad posible entregar la documentación pertinente a la construcción de lo que es en la actualidad su domicilio familiar. 

  Pero la todavía alcaldesa no parece temer a ninguno de estos organismos y “pasa” de cuantas cartas o sentencias dicten estas entidades. Desde la oposición aseguran que “no hace caso al Síndic ni a Urbanismo porque de entregar esos documentos estaría cometiendo un “suicidio”, simplemente está ganando tiempo”.

  Lo cierto es que como ya apuntábamos en MÁSportal, Maribel Molina está superada por los acontecimientos y en los últimos plenos se ha visto acorralada por toda la oposición, lo que ha derivado en una actitud irascible por parte de esta. Si a eso le añadimos el repunte de popularidad que su máximo rival en el ayuntamiento –el Grupo Socialista- está experimentando gracias a la labor de Bernardo Ferrer Pastor, cabe entender que el sillón de Molina como alcaldesa de Alcalalí parece estar cada día más en el aire y de ahí, su cambio de actitud.

  Esta vez, la política de Compromís, salta a la palestra una vez más por una supuesta infracción urbanística y medioambiental que destapamos en exclusiva en MÁSportal. 

  Según la ley que regula los suelos agrícolas no urbanizables, “este no puede ser dedicado a usos que, atendiendo los valores que el plan de ordenación urbanística municipal protege o preserva y las finalidades que persigue, transformen la destinación o la naturaleza o bien lesionen o impidan la realización de dichos valores y la consecución de dichas finalidades”. O lo que es lo mismo, sería de ley que en los espacios destinados en este suelo a “basura” se encontraran elementos propios de la actividad agrícola.

pág 8

pa 8

Como podemos observar en las fotografías pocos o ningún elemento de los que aparecen en estas pueden ser fruto de la actividad agrícola. Tal vez tengan más en común con la construcción –profesión del consorte de la Alcaldesa-. Vallas, hormigoneras, armazón para los cimientos, tubos de cobre o plomo y vigas. Cabría averiguar el material del que están hechas dichas vigas, ya que, en muchos casos, estas contienen el temido y tan contaminante amianto al igual que sucede con los tubos, que de ser de plomo resultarían muy perjudiciales para el terreno en el que se encuentran.

  Fuentes vecinales consultadas por este periódico, están totalmente indignadas ya que, en numerosas ocasiones los vecinos de Alcalalí han sido objeto de denuncia por tener en terrenos del mismo tipo contenedores totalmente cubiertos y de cuatro menos cuadrados en algunos casos. Además según denuncian estos vecinos, los elementos que ellos guardaban dentro de dichos contenedores sí tenían que ver con la actividad agrícola, aunque la actual alcaldesa, fue lo más estricta posible en la interpretación y aplicación de esta ley para hacer que lo quitaran.

  Aunque MÁSportal publica y denuncia este caso públicamente en exclusiva lo cierto es que algunos vecinos ya han acudido a la comandancia de la Guardia Civil a denunciar esta irregularidad y están a la espera de que estos tomen las medidas pertinentes.