Buscar
13:55h. Martes, 22 de Mayo de 2018

El alcalde de Ondara pillado: habría cometido un supuesto delito de prevaricación y especulación tras conocerse las razones por las que modificó de manera “urgente” la calificación de unos terrenos del C.C

El equipo de gobierno (PSPV-Compromís) con su alcalde José Ramiro a la cabeza, aprobaron de forma urgente y precipitada una importantísima modificación del suelo del centro comercial. Minutos después y en el mismo pleno en el que el alcalde afirmó “no ser mentalista y desconocer el interés de cualquier empresa por los terrenos”, éste, sufrió una “pillada histórica” al saltar a la luz el interés de una multinacional por dicho suelo.

José Ramiro a la izq.
José Ramiro a la izq.

El partido popular preguntó al alcalde si la urgencia era por la implantación de alguna marca u operador comercial en la zona y que tuviera interés en dicha modificación ya que en los actuales sectores comerciales aun existen parcelas pendientes de desarrollo por lo que era “incomprensible” dicho cambio con tanta urgencia, el primer edill, José Ramiro, contestó en varias ocasiones que “no conocía ninguna empresa interesada, ya que no él era  mentalista”.

Lo cierto es que entre la oposición y los empresarios propietarios de terrenos afectados que allí se encontraban, esta respuesta sembró aún más dudas e incomprensión, ya que, de ser así, éstos no entendían la urgencia de esta modificación estructural llevado a pleno con carácter urgente.

Frente a la negativa constante de que hubiera alguien interesado, el Partido Popular pidió a José Ramiro en continuas ocasiones que dejara el tema encima de la mesa ya que, si no era urgente, y por tratarse de temas urbanísticos de gran importancia para el futuro de Ondara y su economía podrían esperar hasta que se pronunciara el servicio jurídico del propio ayuntamiento así como el de la Conselleria.

No se hicieron esperar las verdaderas y ocultas razones por las que el equipo de Gobierno llevaba a pleno esta medida y minutos después salió a luz (muy a pesar del alcalde) en el mismo salón de plenos que existe interés de un gran operador nacional en implantarse en dicha zona y en que la modificación se llevara a cabo. José Ramiro (que afirmó no ser mentalista y desconocer cualquier interés empresarial segundos antes) quedaba así en una tesitura incomoda ya que le “habían pillado con el carrito de los helados” delante de todo el consistorio por lo que su “transparencia” y sinceridad sobre el asunto quedaron más que en entredicho. El partido popular abandonó el salón de plenos al descubrir la mentira del alcalde.

Ante esta “pillada monumental”, cabe preguntarse que interés tenía el alcalde en ocultar la correspondiente oferta de una multinacional en los terrenos que “con tantísima urgencia” habían que modificar. Oposición, empresarios afectados y vecinos consultados por MÁSportal lo tienen claro, todo parece afirmar que estamos presuntamente delante de un delito de prevaricación y especulación.

Además esta aprobación por parte del equipo de Gobierno conlleva una devaluación gravísima e inmediata del actual sector. Dicha modificación,  supone una perdida incalculable para las arcas municipales que podrían llegar a más de un millón de euros en la parcela afectada  (propiedad del municipio de Ondara). La oposición denuncia que “ahora por esta decisión irresponsable pasará a valer entre un 40 y 60 % menos” y que “habrá valido esta operación para beneficiar presuntamente a uno o varios operadores en detrimento del resto de la población”.

La oposición advierte  que “detrás de toda esta operación han habido mentiras, información oculta, burla a los ciudadanos y una irresponsabilidad con consecuencias graves para el futuro de Ondara”.

Varios empresarios en el turno de replica del público alegaron la injusticia que supone para los propietarios de terrenos colindantes esta medida. Una vez que sus alegaciones  fueron desestimadas de manera tajante y sin argumentos sólidos, ambos  empresarios anunciaron que presentarían un contencioso contra la aprobación de la modificación puntual, porque “se está presentando una ordenación estructural camuflada en una modificación puntual”.

Otro propietario de la zona, advirtió que “el ayuntamiento de Ondara cambia, con la varita mágica, un solar industrial a solar comercial, regala unos privilegios a cambio de nada y convierte a unos propietarios de primera y a otros de segunda, haciendo un desagravio injusto”, en detrimento de los que, como él, tienen suelo en la parte del sector que siempre ha tenido la calificación de comercial, pagando los impuestos correspondientes. Además, uno de los empresarios locales denunció que había recibido llamadas de la multinacional que se beneficiará de esta “medida urgente” para “disuadirle” e intentar que no interpusiera obstáculo alguno al cambio de calificación del terreno.

El Partido Popular a través de Javier Lozano ha pedido la dimisión del alcalde por este turbio asunto.