02:54h. Miércoles, 25 de Abril de 2018

La Legión vuelve a triunfar y Podemos e independentistas rabian en las redes

Los legionarios y su Cristo de Mena han vuelto a poner los pelos de punta a casi toda España. A casi toda porque hay quienes patalean e incluso creen que existe “malversación de fondos".

De nuevo la Semana Santa ha encumbrado un acto muy especial. Miles de personas procedentes de toda España han salido a las calles de Málaga para presenciar el desembarco de la Legión en el puerto de la capital y su posterior desfile por el centro histórico hasta llegar a la plaza de Fray Alonso de Santo Tomás, donde se ha llevado a cabo el traslado y la entronización del Cristo de la Buena Muerte y Ánimas. De nuevo un éxito rotundo de admiración, de devoción cristiana pero también de amor a la patria y a las señas de identidad en un delicado momento mirando de reojo a la situación catalana.

Lógicamente un momento tan tradicional, español y además de devoción religiosa han disparado las pataletas de los de siempre, las redes sociales se han desbordado de aplausos virtuales para la Legión pero también las cuentas asociadas con el entorno de Podemos, la izquierda radical y este año el entorno independentista han rabiado contra el momento más emblemático de este Jueves Santo.

Y el argumento principal de los independentistas es acusar a la Legión, y al acto religioso en sí, de "franquistas". 

Lógicamente, pese a los detractores, si alguien ha triunfado este jueves han sido precisamente los legionarios y su Cristo de Mena o de la Buena Muerteque han acaparado centenares de miles de muestras de apoyo y de cariño. Es imposible recopilarlas todas, pero nosotros en ESdiario se lo resumimos con un solo tuit, el de la imagen inferior. 

Y los Legionarios, ajenos en ese momento a lo que decían las redes sociales, encandilaban a malagueños y visitantes y también a medio Gobierno de Mariano Rajoy. Hasta cuatro ministros (Defensa, Justicia, Interior y el portavoz del Ejecutivo) han asistido a los actos matinales en torno al Cristo de la Buena Muerte, de la Congregación de Mena. Y ni Dolores de CospedalRafael CatalàJuan Ignacio Zoido o Íñigo Méndez de Vigo se han sentido defraudados con unas de las estampas más vistosas de la Semana Santa malagueña, especialmente por los sentidos momentos que han dejado los caballeros legionarios y su Novio de la muerte

El emotivo acto

El Himno Nacional retumbó en el muelle dos del Puerto de Málaga. La compañía de honores de la Legión había terminado de desembarcar del buque Contramaestre Casado. Los últimos acordes del himno acabaron con un ¡Viva España! respondido por miles personas cinco minutos antes de las 11.00 horas. Se agolpaban para ver a los militares dirigirse a 160 pasos por minuto hasta la plaza de la Iglesia de Santo Domingo. Pasó la ministra de Defensa revista a la tropa y arrancó el Jueves Santo malagueño.

Las calles estaban abarrotadas, en los cruces la masa social se convertía en un océano de gente esperando la pasada fugaz de la compañía. Los vítores eran constantes y los ojos se llenaban de ilusión en los más pequeños cuando se comenzaban a oír los acordes de la banda de guerra del Tercio.

La tropa entró comenzó la procesión a paso ligero. Formó frente a las autoridades y la puerta de la capilla, en la que llevan días haciendo la guardia de honor al Cristo. Se abrieron las puertas. La Soledad de Mena esperaba al Hijo. 

A las 12.35 horas quedaban formados los 200 legionarios y comenzaba un recuerdo a los miembros del Tercio en misiones en el exterior. Se produjo el relevo del estandarte entre acuartelamientos legionarios.

Sonó el golpeo de la bota en el silencio contra el suelo de la capilla hasta llegar a las banderas y guiones del Tercio. El cornetín marcó el Himno Nacional y a pulso, sobre los gastadores que lo portaban, comenzó a avanzar con paso solemne entre los guiones de la Legión. Se balanceaba el cristo a hombros de los legionarios cuando comenzó a sonar el Novio de la muerte.

Era el momento álgido de este impresionante jueves.