20:53h. Viernes, 15 de Diciembre de 2017

Las cifras de la vergüenza: Puig invierte en su pueblo 1.934 euros por habitante y solo 24 en Valencia

La presidenta del PPCV denuncia la "arbitrariedad" y el "desequilibrio" en las asignaciones del tripartito valenciano a los municipios. Morella, ciudad natal del presidente de la Generalitat, es casualmente uno de los más beneficiados.
 

Ximo Puig, en una imagen en su pueblo, Morella.
Ximo Puig, en una imagen en su pueblo, Morella.

La presidenta regional del PPCV, Isabel Bonig, ha denunciado que los Presupuestos de la Generalitat para 2018 contemplan unas inversiones de 1.934 euros por habitante en Morella, población natural del presidente autonómico, Ximo Puig, mientras que  en la ciudad de Valencia apenas alcanzan los 27 euros.
 
Esta arbitrariedad y desequilibrio en las asignaciones ha sido criticada por Bonig durante el encuentro que ha mantenido, junto al presidente de la gestora en Valencia, Luis Santamaría, con los representantes elegidos por el partido para que realicen un trabajo de detección de problemas en los 85 barrios de la capital del Turia. En total serán 124 personas las que van a aportar su conocimiento de la situación en la que se encuentran las diferentes áreas de la ciudad.
 
"El Partido Popular incorpora cada vez a más gente y vosotros sois los ojos y la cara del partido en los barrios. Hay que abrir bien los oídos, escuchar a los vecinos y detectar los conflictos que surgen en cada barrio por el desgobierno del tripartito" ha explicado Bonig a los asistentes, entre quienes también se encontraban los presidentes del PPCV en los distritos de la ciudad.
 
A  falta de un año y medio para las elecciones, la presidenta regional ha recalcado la necesidad de "salir a la calle y sumar al proyecto del PP en la ciudad a todo el mundo que tenga ganas de trabajar con honradez para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos".

Isabel Bonig ha lamentado que el actual Gobierno municipal no pare de generar problemas y ha ejemplificado esta desidia en la "paralización caprichosa de la ampliación de la V-21. Después de diez años de espera, trabajo y catorce exposiciones públicas ahora llega Joan Ribó y dice que no cumple el plan de l'Horta. No se pueden tolerar estas actuaciones", ha defendido.