01:26h. Sábado, 23 de Junio de 2018

La vicepresidenta del Gobierno y el ministro de Fomento hacen oficial el reinicio de las esperadas obras de la variante de Benissa

  • Tras nueve años paralizado, Soraya Saéz de Santamaría e Íñigo de la Serna visitan Benissa en la reanudación oficial de la variante de la N-332, un proyecto muy necesario para descongestionar el tráfico de la localidad y mejorar las conexiones en una comarca que eminentemente vive del turismo.
  • La inversión prevista es de 21 millones de euros y se calcula que las obras lleguen a su fin en febrero de 2020 aunque, según palabras de la vicepresidenta, tratarán de acortar los plazos en tres o seis meses para lograr abrir al tráfico la variante a finales de 2019.
De la Serna, Soraya Sáenz de Santamaría, el delegado del Gobierno, Juan Carlos Moragues, el alcalde de Benissa, Abel Cardona, y el presidente de la Diputación, César Sánchez
De la Serna, Soraya Sáenz de Santamaría, el delegado del Gobierno, Juan Carlos Moragues, el alcalde de Benissa, Abel Cardona, y el presidente de la Diputación, César Sánchez

Saéz de Santamaría ha hecho hincapié durante su rueda de prensa en Benissa en que “estamos en un momento de fuerte crecimiento económico y de creación de empleo, crecemos en torno a un 3% y en un año hemos creado 630.000 puestos de trabajo. Este crecimiento nos tiene que servir para impulsar y culminar proyectos de infraestructuras estratégicas esenciales para el país, como los grandes corredores ferroviarios o nuestra red de carreteras. En España, más del 90% del transporte se realiza por carretera.” En este sentido, la vicepresidenta del Gobierno también ha aludido a la importancia del turismo en nuestra provincia y a la necesidad de mejorar las infraestructuras por carretera con variantes como ésta que hoy arranca, “Alicante es uno de los principales receptores de turismo de España y se debe tener en cuenta que una gran parte del flujo de turistas entra por carretera.”

Actualmente, en la provincia de Alicante otra de las máximas prioridades del Gobierno es el acceso al aeropuerto de El Altet, por lo que tienen en agenda licitar la obra de acceso viario al citado aeropuerto este mes de agosto.

En tercer lugar, la vicepresidenta ha querido resaltar la importancia del Corredor Mediterráneo y sus 1.300 kilómetros que articulan 11 provincias. Un “recorrido esencial para la cohesión territorial de España y para potenciar sus conexiones con el resto de Europa para lo que el Gobierno ha designado un presupuesto 6.350 millones entre 2012 y 2016.”

La larga reivindicación de la variante
La variante para la circunvalación del municipio de Benissa es una reclamación histórica que se remonta varias décadas atrás y , finalmente, pareció dar sus frutos en 2008 con el inicio de las obras. Sin embargo, en 2009 se produjo la suspensión de los trabajos debido a que la empresa adjudicataria, Begar Construcciones y Contratas, S. L, entró en concurso de acreedores.

Desde entonces poco más se supo de este proyecto que quedó paralizado y prácticamente cayó en el olvido hasta que, una vez pasada la parte más dura de la crisis económica, el Ministerio de Fomento licitó nuevamente en junio de 2016 las obras. Lo hizo con un presupuesto de poco más de 21 millones de euros y un trazado de 4,5 kilómetros. El objetivo no es otro que poner fin al sufrimiento diario de todos los ciudadanos de la zona que se las ven y se las desean para atravesar una localidad de pequeñas dimensiones pero atascos dignos de capital. La N-332 cruza por el núcleo urbano de Benissa, con un tráfico diario de unos 12.000 vehículos, de los cuales se calcula que al menos un 5,4% son vehículos pesados.

El nuevo proyecto incluye la mejora de las conexiones con las demás carreteras y viales del entorno, con la inclusión de un enlace tanto al inicio como al final del tramo. Se calcula que unos 10.000 vehículos tomarán la variante cuando esté lista. La circunvalación aligerará por tanto todo el tráfico de largo recorrido mejorando la circulación a su paso por Benissa y, sobre todo, la seguridad y la comodidad ciudadana, así como el descenso de la contaminación ambiental de la localidad, tanto de emisiones como de ruidos.

Se prevé que las obras lleguen a su fin en febrero de 2020 aunque, según palabras de la vicepresidenta, se tratará de acortar los plazos en tres o seis meses para lograr abrir al tráfico la variante a finales de 2019.

SORAYA ok