22:56h. Martes, 14 de Agosto de 2018

Mónica Oltra ata su marcha de Compromís para ser cartel electoral de Podemos

La líder de facto de la formación nacionalista valenciana puede cambiar la coalición de la sonrisa naranja para ser cartel electoral de los morados de Pablo Iglesias en las próximas elecciones autonómicas.

Iñigo Errejón, Mónica Oltra y Pablo Iglesias, en un acto electoral.
Iñigo Errejón, Mónica Oltra y Pablo Iglesias, en un acto electoral.

La vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, y líder de facto de la coalición Compromís, está más cerca de Podemos. Según ha podido saber MÁSportal de fuentes próximas a la formación nacionalista la ruptura entre Oltra y las siglas a la que ahora representa es ya un hecho. 

La salida de la todavía vicepresidenta del Gobierno valenciano de Compromís se produciría por diversos motivos, los mismos que han provocado una enorme tensión entre ella y el sector nacionalista de Compromís, esto es el Bloc. Al margen de las enormes diferencias políticas entre su corriente (Iniciativa) y la propiamente nacionalista, el caso de la presunta financiación irregular del Bloc ha terminado por agotar la paciencia de Oltra. 

Enric Morera, presidente de Les Corts pero también del Bloc –principal partido que sustenta Compromís- ha eludido cualquier tipo de responsabilidad en este caso de aparente corrupción y se ha negado a dar explicaciones sobre las sospechas e investigaciones judiciales. Esta postura –la de esconderse y tratar de que pase el temporal- ha disgustado enormemente al sector no nacionalista de Compromís. 

Oltra, en su círculo de confianza, había transmitido su preocupación por el más que evidente hecho de que la presunta financiación irregular del Bloc termine por salpicarle. En privado se habla ya del deterioro de imagen para la ‘marca’ Mónica Oltra e incluso se ha trasladado el malestar y las quejas a Morera. Pero Morera no ha rectificado su postura y a día de hoy sigue sin dar explicación alguna y el asunto sigue creciendo en importancia y en investigaciones judiciales.

Y ha sido la gota que ha colmado el vaso en las turbias relaciones entre las distintas familias de Compromís. El desencuentro en la formación nacionalista ha marcado la presente legislatura. Ha habido distintos motivos de fricción, desde las disputas por la colocación de cargos en la Administración valenciana o Ayuntamientos, pasando por asesores hasta cuestiones menos crematísticas y más políticas como la postura con el referéndum ilegal del 1 de octubre y el incipiente catalanismo/nacionalismo de un amplio sector del Bloc.

Oltra no es que no sea catalanista, ni siquiera es una nacionalista de “pata negra” y el ‘procés’ se ha llevado también por delante –además de la convivencia en Cataluña- los endebles equilibrios de Compromís. 

Sonados, también, han sido algunos enfrentamientos entre dirigentes y cargos públicos del partido de Oltra en asuntos como el de la Renta de Inclusión, cuestión que llegó a provocar enfrentamientos nada disimulados.

Con todo ello, la situación es insostenible y todo apunta, según apuntan a MÁSportal fuentes solventes de Compromís, a que ahora sí Mónica Oltra ha escucado los cantos de sirena que proceden de Podemos, del mismísimo Pablo Iglesias, y que le susurran ser cartel electoral de la formación morada en los próximos comicios autonómicos. 

Iglesias quiere que Oltra sea la “marca” de Podemos en la Comunitat Valenciana y así lo lleva intentado durante dos años. De hecho, ya concurrieron conjuntamente en la coalición creada para las elecciones de 2015, Compromís-Podemos-És el Moment se llamaba la alianza más conocida como “A la valenciana”. 

Sin embargo, no todas las facciones de Compromís se sentían cómodas con un posible pacto con Podemos: el Bloc, la formación mayoritaria, se oponía a la alianza por considerarla una ‘venta de las siglas’. Ante la división de las bases, el Bloc decidió realizar un referéndum no vinculante en el que preguntaba a sus militantes si las condiciones aprobadas por la Ejecutiva Nacional unos días antes eran suficientes para negociar un acuerdo electoral con otras fuerzas progresistas. Las condiciones eran cuatro: que el Bloc liderase las candidaturas (esta condición, que era compartida por el resto de socios de Compromís, era la que más incomodaba en Podemos); que la marca de Compromís fuera preeminente; tener un grupo parlamentario propio; y que se incorpore una ‘agenda políticavalenciana’. Con una participación de sólo el 23% del censo, dos de cada tres votantes dieron el sí a las negociaciones. Esto se tradujo en un espaldarazo a Mónica Oltra.

Oltra no es que no sea catalanista, ni siquiera es nacionalista de “pata negra” y el ‘procés’ se ha llevado también por delante –además de la convivencia en Cataluña- los endebles equilibrios de Compromís.

Pero ahora ya sin el “lastre” de Compromís. El ofrecimiento –y todo indica que acuerdo firme ya- es para que Oltra lidere a Podemos, Podem, en la Comunitat. Incluso algunas de las fuentes consultadas han confirmado a este periódico que “se trata de un cheque en político blanco para Mónica, que puede ir de candidata a la Generalitat o de lo que ella considere”.

En Podemos están convencidos de que Oltra arrollará en cualquier consulta que se haga a las bases para liderar a la formación en la carrera a la Generalitat. De hecho, sería un importante fichaje después de que los morados hayan anulado cualquier posibilidad de acudir a las citas electorales locales y autonómicas con las llamadas “marcas blancas” o confluencias. Podemos será en los próximos comicios locales y autómicos de la primavera de 2019 Podemos, sin atajos.

Pero además, la operación sería de un mayor calado aún porque la salida de Mónica Oltra podría ir acompañada de otros nombres ilustres que hasta ahora han estado en Compromís. Cargos, lógicamente, procedentes de la corriente de Oltra (Iniciativa del Poble Valencià) pero no se descarta que sean también otros descontentos del propio Bloc quienes pudiesen recaer en Podemos. 

En este punto, cobra especial importancia la figura del alcalde de Valencia, Joan Ribó, que también podría recalar en las filas de los de Pablo Iglesias. Pero se trata de mera especulación porque diversas fuentes consultadas han asegurado que “de momento no se ha hablado con el alcalde de Valencia”. 

Del mismo modo, estos fichajes podrían extenderse a otros nombres destacados de las provincias de Alicante y Castellón. Una operación que, según aseguran las fuentes consultadas por MÁSportal.