21:24h. Lunes, 22 de Enero de 2018

El discurso de "Año Nuevo" de Puig que deja indiferentes a los suyos y enciende las críticas de todos

El presidente realiza un discurso que deja frío a los suyos y consigue la unanimidad de las críticas de la oposición (PP y Ciudadanos) e incluso de sus socios en el Pacto del Botánico, Podemos.

Ximo Puig durante su mensaje de Año Nuevo, este primer día de 2018.
Ximo Puig durante su mensaje de Año Nuevo, este primer día de 2018.

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha reivindicado en su mensaje de año nuevo la necesidad del cambio de modelo de financiación por parte del Gobierno central en 2018 y ha pedido que "se cumpla ya" con la Comunitat Valenciana, puesto que los valencianos "están haciendo los deberes". "¿Cuándo se va a cumplir con los valencianos?", se ha preguntado.

"Los valencianos y valencianas estamos haciendo los deberes, en 2017 la Comunitat Valenciana ha cumplido, pero no se está cumpliendo con la Comunitat Valenciana", ha asegurado en su alocución desde el Saló de Corts del Palau de la Generalitat Valenciana, en la que ha repasado los logros conseguidos en el último año y ha lamentado que Moncloa haya "incumplido su palabra" de reformar la financiación en 2017.

En todo caso, Puig ha indicado que "los próximos meses, antes de que se aprueben los Presupuestos Generales del Estado, ha de producirse la reforma del modelo de financiación para llegar a un sistema justo".

El 'president', que ha comenzado su discurso recordando que en 2018 la Generalitat celebra su 600 aniversario, ha señalado que este hecho demuestra que la cultura y el "proyecto común" valenciano "vienen muy de lejos". "Tenemos raíces profundas y precisamente por ello no tenemos la necesidad de recurrir a la historia como un argumento para dividir en el presente; todo lo contrario: estamos orgullosos de nuestra historia, de lo que somos, y por eso queremos mirar a la Comunitat del presente e impulsar lo que queremos ser en el futuro", ha remarcado.

También, ha recordado, se cumplen este año 40 años de la Constitución y ha lamentado que "cuatro décadas después de ese gran consenso padecemos una crisis territorial que tiene en Cataluña su expresión más evidente", pero "todo no es, no puede ser, Cataluña" sino que "el problema territorial va mucho más allá y afecta directamente a los valencianos".

Así, ha insistido en que "existe una insoportable desigualdad entre personas según el territorio" en el que vivan, además de "un proceso de recentralización que está siendo el camino utilizado para minimizar el Estado del Bienestar", poniendo como ejemplo el recurso contra el decreto de salud universal del Consell.

Los valencianos, ha agregado Ximo Puig, desean una solución al problema de Cataluña pero eso no puede servir de distracción ni "retrasar las reformas que necesita el conjunto del sistema territorial".

Para esas reformas existe una "vía valenciana" basada en el empleo, la igualdad de oportunidades o los acuerdos políticos "más allá de partidos", con la que en la Comunitat se ha propiciado "un escenario de estabilidad, honradez y diálogo que ha consolidado la confianza de empresas e inversores en 2017".

"Hemos sido la autonomía a la que se han trasladado las empresas y los bancos en busca de seguridad jurídica y donde se ha multiplicado por más de ocho la inversión extranjera", ha indicado, para destacar los logros conseguidos "pese a la infrafinanciación, frente la falta de inversiones y siendo la única autonomía que ha conseguido reducir su deuda este año".

Así, ha destacado: "Nadie nos ha regalado nada, nunca nadie nos ha regalado nada. Ha sido el cambio de paradigma de la Comunitat Valenciana lo que ha permitido generar a lo largo de esta legislatura ya cerca de 190.000 empleos, un ritmo de creación de puestos de trabajo que casi dobla al del conjunto de España".

Lejos, ha dicho, de la autocomplacencia o los triunfalismos, ha indicado que esto demuestra que "los valencianos estamos haciendo los deberes". "Sabemos de dónde venimos, sabemos dónde vamos y dónde no queremos volver, somos una comunidad estable, dinámica y honrada", ha agregado el jefe del Consell, que ha admitido ser consciente de que las grandes cifras tienen que trasladarse a todas las familias porque "aún quedan 391.000 personas sin empleo y muchos de los que trabajan no tienen unas condiciones dignas".

Ha asegurado que la región está inmersa en un proceso de transformación económica que la permitirá ser más productiva y mejorar los salarios, se ha referido a los problemas de los jóvenes o de la agricultura y también ha recalcado la necesidad de mejorar el sistema sanitario con la eliminación de los copagos o la dignificación de las infraestructuras sanitarias, añadiendo que "ahora el gran reto es reducir las listas de espera".

También ha reiterado que en la educación valenciana "no caben los barracones", que esta debe ser "aliada de la cultura" y permitir a los niños "hablar bien valenciano, bien castellano, bien inglés, y tener más oportunidades", y ha recordado la necesidad de agilizar las ayudas para las familias con una persona o varias personas dependientes, además de referirse al cambio climático como problema "fundamental" para las nuevas generaciones.

Violencia machista

El 'president' ha dedicado también una parte de su discurso a la violencia de género: "Estoy indignado, estoy indignado como vosotras y vosotros por la peor manifestación de desigualdad, el primer problema de nuestra sociedad, que es la violencia machista. Nos duelen las 48 mujeres asesinadas por la violencia de género este año, 8 de ellas valencianas".

"En esta sociedad los agresores solo encontrarán condena y rechazo", ha dicho, para recordar que el Pacto Valenciano contra la Violencia de Género es hoy ya una realidad y "cada uno tiene que asumir sus responsabilidades: las instituciones, todas las instituciones y toda la sociedad, y cada uno de nosotros". "Ni una menos", ha agregado.

Tres retos

Por último, Puig ha marcado, desde la confianza en los ciudadanos, tres retos compartidos para 2018: empleo, justicia social y un nuevo modelo de financiación justa.

"Este año la Comunitat Valenciana seguirá cumpliendo, volverá a cumplir, y queremos que se cumpla ya con la Comunitat Valenciana. 600 años después, valencianas y valencianos, lo mejor está por venir", ha concluido, antes de desear un feliz año nuevo.

Las críticas de la oposición

La presidenta del PPCV, Isabel Bonig, ha afirmado  que el President de la Generalitat,  "comenzó 2017 diciendo que quedaba casi todo por hacer y un año después su Consell sigue paralizado y además está agotado" y ha lamentado la falta de anuncios en su discurso de Año Nuevo, lo que demuestra que "no tiene ni una sola propuesta, está en funciones".

"El president no ha dicho nada nuevo en su mensaje de Año Nuevo. Habla de empleo, de política social y de financiación, y es el mismo mensaje que repite desde hace tres años. El año pasado reconocía abiertamente que quedaba casi todo por hacer y hoy seguimos igual. Las leyes estrella han sido recurridas por inconstitucionales, seguimos con los problemas en sanidad y en políticas sociales", ha indicado la dirigente 'popular' en un comunicado.

Ha remarcado que "no ha hecho ni un solo anuncio ni ha explicado cómo pretende hacer todo lo que dice que queda por delante" y aunque "dice que el gran reto es reducir las listas de espera, no dice cómo ni parece haber hablado del tema con su consellera Montón, que es el verdadero problema de la sanidad valenciana" o "habla de dependencia y se olvida de los atascos y de las personas que han fallecido esperando la prestación".

Bonig ha lamentado también que Puig "haya pasado de puntillas por una cuestión que ha sido clave en 2017, la del chantaje lingüístico", así como que en ningún momento "haya mencionado la palabra libertad, que es ni más ni menos lo que están pidiendo los padres, lejos de las imposiciones".

"También ha señalado que no caben los barracones en la Comunitat, pero no dice que ante los compromisos incumplidos ha pasado la pelota a los ayuntamientos para que sean ellos quienes construyen las escuelas", ha agregado.

La presidenta del PPCV ha advertido que "no se puede utilizar la infrafinanciación que sufrimos los valencianos como un comodín para todo lo que no se hace" y ha incidido en que "las broncas internas, las pocas ganas de trabajar y la nula capacidad de gestión de este Consell son los verdaderos motivos por los que están agotados cuando no hace ni tres años que llegaron a la Generalitat". No se puede ser tan autocomplaciente y achacar lo que no se ha hecho a otros", ha subrayado.

Bonig ha manifestado, por otra parte, que comparte dos menciones con el presidente: "La condena firme y rotunda a la violencia machista, así como creer en la fortaleza de los valencianos, que siempre han demostrado arrimar el hombro y hacer de la Comunitat una tierra de prosperidad".

Por su parte, Podemos ve "conformista" el discurso de Puig y recuerda que "todavía queda mucho por hacer en esta legislatura" y Ciudadanos cree que "debería ofrecer algo más que palabras vacías" y apela a un proyecto de gestión "responsable".