20:57h. Viernes, 15 de Diciembre de 2017

Desarticulan una banda violenta que robaba en casas sin importar que estuvieran los dueños dentro

A raíz de este caso, los agentes tuvieron conocimiento de otros dos robos en la comarca de la Vega Baja con el mismo modus operandi, uno en una vivienda también de Rojales y el otro en un domicilio de Formentera del Segura.

La Guardia Civil ha detenido a tres hombres de 25, 28 y 34 años de edad, vecinos de localidades de la Vega Baja (Alicante), como los presuntos autores de robos violentos en el interior de viviendas de la comarca, sin importarles que los propietarios estuvieran en casa. Dos de los arrestados ya han ingresado en prisión, según ha informado el instituto armado en un comunicado.

La investigación arrancó a mediados de septiembre, cuando tuvo lugar un robo en una casa de la urbanización Ciudad Quesada en el municipio alicantino de Rojales, en el que los autores maniataron y agredieron a los dos propietarios que estaban en el interior. Los sospechosos llegaron a fracturar la rodilla a una de las víctimas.

A raíz de este caso, los agentes tuvieron conocimiento de otros dos robos en la comarca de la Vega Baja con el mismo modus operandi, uno en una vivienda también de Rojales y el otro en un domicilio de Formentera del Segura.

De las pesquisas, guiadas por agentes de Policía Judicial de las localidades alicantinas de Almoradí y Guardamar, se extrajo que se trataba de una banda "altamente peligrosa", ya que se dedicaba al robo en viviendas con los propietarios en el interior.

75 PLANTAS DE MARIHUANA

Los componentes de la banda fueron identificados y los guardias civiles registraron sus domicilios en Formentera del Segura y Benijófar (Alicante), donde hallaron armas eléctricas tipo táser y una plantación 'indoor' compuesta por 75 plantas de marihuana en su estado inicial de crecimiento, que habrían alcanzado en el mercado final un valor aproximado de 15.000 euros.

Los tres españoles han sido detenidos y se les imputan los presuntos delitos de robo con violencia e intimidación, lesiones, tenencia ilícita de armas y un delito contra la salud pública, por el cultivo de la droga.

Todos han pasado a disposición judicial y dos de ellos han ingresado en prisión provisional, a la espera de juicio. El tercero está a la espera de comparecencia judicial con la prohibición de abandonar el país.